Toda empresa tiene la obligación de dar las debidas instrucciones de trabajo a los trabajadores, siendo éste uno de los principios esenciales del art. 15 de la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales.

Es especialmente importante en los trabajos con riesgos de especial peligrosidad (altura, riesgo eléctrico, espacios confinados…).

Todas las instrucciones de trabajo deberán estar recogidas por escrito cuando se trate de tareas críticas debido a la importancia de los riesgos, la complejidad del trabajo o bien la ocasionalidad del mismo.

Tal procedimiento es esencial cuando pueden surgir problemas de comunicación entre los responsables de la instalación en la que se debe intervenir y los trabajadores que hayan de ejecutar el trabajo. (NTP 562).

Por Procedimiento de trabajo seguro se entiende la implantación eficaz de una serie de actividades y tareas coordinadas que definen claramente la secuencia de operaciones a desarrollar en situación normal, en cambios planeados y emergencias previsibles.

Documentació